martes, 1 de diciembre de 2015

“El desgobierno judicial” de Alejandro Nieto (Editorial Trotta, Madrid 2004)








“…EL SECRETO DE LA JUSTICIA NO ES ENCONTRAR LA LEY ADECUADA SINO EL JUEZ ADECUADO…”

“…Las encuestas de opinión certifican desde hace diez años que la Administración de Justicia es uno de los servicios públicos que los ciudadanos califican peor…”

“…La prensa se ha convertido en caja de resonancia de la situación al abrir sus portadas a pleitos, jueces y delincuentes famosos y al tomar sistemáticamente partido en procesos que ella misma populariza, criticando despiadadamente (casi nunca con razonamientos técnicos) las sentencias y más aún a sus autores, cuando no organiza  juicios paralelos implacables…”

“…Las Asociaciones de Jueces constantemente dan su opinión sin que nadie se la pida, y la mayoría de los jueces calla y padece mientras algunos se asoman con insistencia a la pantalla dispuestos a provocar un escándalo tras otro con tal de que los periodistas les entrevisten o, al menos, hablen de ellos…”

“…HAY DELITOS QUE TODO EL MUNDO CONOCE MENOS EL FISCAL Y EL JUEZ DE INSTRUCCIÓN. Y lo peor de todo: la Justicia se ha convertido en una carta más de la baraja política, que se maneja en jugadas vergonzosas a la vista de toda la nación…”

“…POR LO PRONTO, TODOS SE APRESURAN A NEGAR SU RESPONSABILIDAD, QUE VA TRASLADÁNDOSE DE LOS UNOS A LOS OTROS. NADIE TIENE CULPA DE NADA Y HAY DISCULPAS PARA TODO: ES LA LEY QUE ESTÁ MAL HECHA Y QUE NO PUEDE MEJORARSE PORQUE EL GOBIERNO Y LA OPOSICIÓN NO SE PONEN DE ACUERDO; ES LA PENURIA ECONÓMICA QUE REGATEA LOS MEDIOS INDISPENSABLES; ES LA PRENSA QUE ENTURBIA LA RAZÓN Y  ESTIMULA LAS PASIONES; SON LOS JUECES DOMINADOS POR LA PEREZA Y LA IGNORANCIA, ES EL CONSEJO GENERAL DEL PODER JUDICIAL QUE MARGINA A LOS MÁS COMPETENTES….EN ESTAS CONDICIONES LA RESPONSABILIDAD SE ESCURRE Y NO SE SABE POR DONDE EMPEZAR NI A QUIEN DIRIGIRSE…”


“…A falta de reflexión y de auténtica voluntad reformadora, lo que más gusta es distraer la atención con la manipulación de fenómenos parciales o colaterales para así evitar que la opinión pública se concentre en las cuestiones de fondo, que no se tocan ni se quieren tocar: CORTINAS DE HUMO…”

“…La experiencia enseña que las reformas que afectan a grupos (y más si se trata de grupos corporativizados) provocan de ordinario reacciones violentas de los interesados, que se resisten a aceptar la reforma. Con la consecuencia de que no hay gobierno que se atreva a asumir el riesgo de una huelga –o protesta generalizada- de jueces que estarían siempre apoyados por una oposición insensata, insolidaria e irresponsable…”

“…Ha continuado los surcos de la peor tradición e incluso agravado las corruptelas conocidas como consecuencia de un factor no nuevo pero que en la actualidad ha adquirido una singular relevancia: LA JUDICIALIZACIÓN DE LA VIDA PÚBLICA…”

“…La administración de justicia se hundía en el pantano de la ineficacia y se enfangaba en el descrédito {…} En este contexto la posición de los jueces no puede ser más descorazonadora, deprimente incluso. Porque son conscientes de la existencia de varias circunstancias insuperables: por un lado su evidente manipulación política, por otro, la técnicamente deleznable y éticamente intolerable masa normativa que están obligados a aplicar, en tercer lugar, la falsedad de los fundamentos constitucionales (la independencia y la responsabilidad en que dice basarse todo el sistema), y en fin; en lo que es ahora más directamente interesa, han de contemplar impotentes la imposibilidad, incluso física, de aplicar esas leyes buenas o malas, con la consecuencia de que ellos –que han de velar por la legalidad de las conductas de los demás- son incapaces de actuar legalmente. Los jueces, que deben dictar dos sentencias diarias y tramitar entre quinientos y mil asuntos pendientes, no pueden resolver dentro de los plazos legales y, de la misma forma, no pueden asistir personalmente a las pruebas como la ley les obliga. De esta manera niegan ellos mismos a las partes el derecho fundamental a la tutela judicial efectiva, que son constitucionalmente los encargados de proteger. ¿Qué autoridad moral queda al incumplidor para exigir cumplimientos a los demás? ¿Qué fiabilidad puede darse a un sistema que nace castrado?...”

“…A partir de aquí se salta de nivel y de la descripción se pasa, en una segunda parte, al análisis judicial o, si se quiere, su SUPERESTRUCTURA IDEOLÓGICA –la independencia y la responsabilidad-, en donde se describe el secreto de Arlequín que todo el mundo conoce y del que nadie se atreve a hablar. Porque resulta que ninguna de las dos existen ya que la primera es un mito, una leyenda, y la segunda una ficción, sin olvidar que la autonomía y el autogobierno imputados al Consejo General del Poder Judicial son pura y simplemente una falsedad…”

“…En definitiva, el hecho es que el llamado Poder Judicial no sólo no está en condiciones de cumplir una de sus funciones esenciales –el control del poder político[1]- sino que se ha convertido en un instrumento de ese Poder al que debería controlar. EL PODER JUDICIAL EN CUANTO INSTITUCIÓN CONSTITUCIONAL NO EXISTE. {…} Desconocer esta realidad –o silenciarla pudorosamente, que es peor- es políticamente  un engaño intolerable y académicamente un falso planteamiento que esteriliza sin remedio el discurso completo…”

“…Lenta, ineficaz, arbitraria, incoherente, discriminadora con los acusados, abusiva en el uso de la prisión preventiva y depositaria de un poder excesivo…”

“…la dilación, la lentitud e inoperancia de la ejecución de sus decisiones, la escasa accesibilidad, lo elevado de sus costes, el distanciamiento y conservadurismo de los juzgadores, la pobre calidad, el sesgo o parcialidad de sus fallos, el corporativismo y la corrupción de algunos de sus miembros son algunos de los problemas frecuentemente divulgados…”(Pastor Prieto).

“La justicia en Argentina es lenta, cara, poco transparente y por ello no igualitaria  {…} "

“…El atasco de la administración de justicia está en íntima relación con la tardanza en las resoluciones. La justicia tardía y la justicia atascada son las dos caras de la falsa moneda de la mala justicia…”

JUSTICIA DESIGUAL

“…Hay algo de desconcierta singularmente a los ciudadanos, a saber: que los jueces se comportan y resuelven de distinta manera según quién  sean los reos y los litigantes. Grave es que los pleitos se arrastren durante años y trienios y que los procesados padezcan e su carne y honra interminables meses de prisión preventiva y años de procesamientos hasta que finalmente son puestos en libertad sin cargos o absueltos por sentencias cuando los daños materiales y morales producidos ya son irreparables…”

“…La alegoría de la Justicia con los ojos vendados es una burla con ribetes de sarcasmo, dado que la augusta matrona ve muy bien a los que está enjuiciando y sabe tratarlos con las adecuadas diferencias…”

“…La vara de la Justicia es doble, si no múltiple, y sabe adaptarse a cada caso individual. La ley es, por lo visto, igual para todos, pero en los procesos y sentencias, cada cliente recibe un trato personalizado, como dice la publicidad de las empresas modernas de servicios…”

“…el secreto está en pertenecer al grupo de los amigos, con los que cualquier tolerancia es poca, o de los indiferentes, a los que se aplica la ley en su punto, o de los enemigos, a quienes se reservan todas las durezas imaginables…”

¿Y QUE DECIR DE LA JUSTICIA DE VERANO?

“…La sensibilidad popular siempre se ha percatado de la falta de constancia, de la irregularidad de los comportamientos judiciales –hoy rigurosos, mañana benévolos- que se ha manifestado en expresiones tan plásticas como “justicia de enero” y “justicia de verano”. Según el Diccionario de la Real Academia con la justicia de enero “se da a entender que ciertos jueces u otros funcionarios no suelen perseverar en el excesivo rigor que ostentan cuando principian a ejercer sus cargos”. Es la justicia de verano, no obstante la que aquí particularmente interesa. Con esta expresión se alude al rigor (o por el contrario, a  la laxitud) inesperado e intermitente con que actúan los jueces por causas ajenas al proceso. Así ocurre cuando se quiere dar un ejemplo amenazador –un castigo ejemplar- para que los demás aprendan en cabeza ajena…”

“..los jueces no están para hacer justicia ejemplar o justicia de verano sino justicia a secas…”

“…los juzgados tienen cajas de velocidades con toda clase de registros de piñones y el juez mete la marcha que conviene a una de las partes sin preocuparse de los demás litigantes…”

“…Hoy se admiten unas pruebas que mañana se rechazan y los plazos se alargan o encogen a la medida de intereses personales. En ocasiones vigila el juez por el cumplimiento riguroso de los trámites y en ocasiones deja dormitar y aun dormir los autos hasta que desaparecen en el polvo de los archivos, quizás para no despertar nunca…”

“…Lo más grave es, no obstante, la agudeza auditiva o, por el contrario, la sordera del instructor. Por que hay casos en que percibe los más leves deseos de una parte (si es que no se adelanta a ellos) y en otros nada oye y se niega terminantemente a escuchar. Hay perjudicados que se desgañitan y presentan escrito tras escrito denunciando incumplimientos de trámites, situaciones ilegales intolerables, y todo va a parar, sin ser leído, a la fosa común de las reclamaciones que carecen de salvoconducto personal. Así pasan las semanas, los meses y los años y hay que contemplar con indignación cómo otros procesos adelantan al nuestro por la derecha. Y también con impotencia, habida cuenta de que cuando se utilizan los recursos"






[1] Nota propia: adviértase que el control es sobre el poder político, lo que abarca necesariamente al poder político de la oposición. Señalo esta obviedad pues todo el mundo cuando habla de independencia lo hace en referencia al Poder Ejecutivo, cuando en realidad el término tiene una significancia actual que abarca a cualquier poder….esto es puede ser el poder de la oposición, de los medios, de los grupos económicos, de los grupos de interés, del narcotráfico etc.