viernes, 24 de junio de 2016

EL SECTARISMO POLITICO





Perón se refería al sectarismo político como una de las deformaciones de la conducción política.

"CON SECTARISMO NO HAY CONDUCCIÓN". "El sectarismos es el primer enemigo de la conducción, porque la conducción es de sentido universalista, es amplia, y donde hay sectarismo se muere porque la conducción no tiene suficiente oxigeno para poder vivir".

Según el General, no se podía conducir a los elementos sectarios, pues porque cuando llega el momento de que la conducción debe hechar mano a un recurso extraordinario, el sectario dice NO. Entonces, los métodos y los recursos de lucha se reducen a un sector tan pequeño que presentan una enorme debilidad frente a otros más hábiles que utilizan todos los recursos que la situación les ofrece para la conducción.

Por eso, para Perón, EL SECTARISMO ES LA TUMBA DE LA CONDUCCIÓN EN EL CAMPO POLÍTICO.

Perón formulaba una distinción entre la conducción sectaria y el adoctrinamiento. Sostenía que: "La doctrina no es una regla fija para nadie. Es, en cambio, una gran orientación, con principios; con principios que se cumplen siempre de distinta manera. No se está atado a nada fio, pero sí se tiene la orientación espiritual para resolverse, en todas las ocasiones, dentro dle una misma direccion, pero en un inmenso campo de acción para la ejecución".

De otra banda, Perón sugería que el conductor debia estar siempre lejos de la pasión, pues la pasión resulta generalmente, producto de un sectarismo.

"Cuando el hombre que conduce toda la política se sectariza, pierde la mitad de las armas que tiene para defenderse". 



Ello ocurre, pues cuando quien conduce obedece a la pasión, abandona la conducción de todos, para dirigirse a un sector que es el que lo apasiona. "ESE NO ES UN CONDUCTOR".

La lucha -según Perón-  debe tender a la universalidad en la utilización de los medios.

El sectario se va cortando las manos solo, mientras que el otro combate con todos los medios.

Esa es la ruina del sectario, Esa es su muerte.

EL SECTARIO RENUNCIA POR SÍ A MUCHOS MEDIOS DE LUCHA, CUANDO EN POLÍTICA HAN QUE MULTIPLICARLOS PARA VENCER.

Es el pasionismo de los hombres el que los lleva a su sectarismo.

De manera que el conductor no puede ser nunca sectario si ambiciona el éxito, si quiere el éxito y si tiene el deber del éxito.


CONDUCCIÓN POLÍTICA

Juan D. Perón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario